“En mis cuadros hay cosas improbables, no imposibles”

Las figuras que habitan el mundo del maestro Botero no son redondas sino más bien esféricas. Como si fueran globos llenos de aire; grandes pero ligeros y con la capacidad de flotar. Por su parte, el maestro insiste que las formas de su creación no son gordas sino sensuales, y que su estilo es una manera de expresar no solo esa sensualidad sino también su amor por la forma, el volumen y el color. Piensen que en un mundo de proporciones diferentes a las que estamos acostumbrados, en el que nuestra idea de normalidad no tiene cabida, sus figuras no son las que nos encontramos por la calle porque ellas viven en un mundo aparte.

“Engordar esa mandolina fue como entrar en otro cuarto”

Se dice que Botero se convirtió en Botero un día de 1956, cuando en un parque de la Ciudad de Mexico dibujo distraído una mandolina con el hueco demasiado pequeño. El joven artista de 24 años notó que el reducir una parte causaba que el resto de la forma pareciera más grande de lo normal. En este caso, la mandolina parecia como si hubiera ‘engordado’ alrededor del agujero dejándolo demasiado chico.

Miren esta belleza de Mona Lisa!

De acuerdo al artista, su trabajo tiene gran respeto por la tradición y es a la vez una expresión moderna y contempóranea de la pintura. Botero deriva inspiración de los grandes maestros de la Edad Media y del Renacimiento italiano y se deleita al boterizar obras muy importantes dentro de la historia del arte.

Su Mona Lisa a los doce años (abajo, izquierda) fue la primera obra de Botero adquirida por el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Esto sucedió cuando él vivía en una residencia de estudiantes en esa ciudad. Quieres saber toda la historia detrás de esta pintura? Corre a escuchar nuestro episodio donde te contamos eso y mucho más acerca de la vida y obra del gran artista colombiano.

Mona Lisa a los doce años, 1959 – MoMA, NY
Mona Lisa a los ocho años, 1960
Un amoroso homenaje

Pedro, de 1974 se refiere a una enorme tragedia personal. En 1974 el maestro y Pedrito, su hijito de 4 años, sufrieron un terrible accidente automovilístico en el que el niño perdió la vida. En este retrato Pedrito aparece vestido con uniforme y casco de policía, sus piecitos enfundados en botines blancos y montando su pony de juguete.

Bibliografía

Sullivan, Edward, J. Botero: Sculpture, New York, 1986.

Torrado, Santiago (2019). “El retrato más íntimo de Botero: Colombia exhibe un exhaustivo documental sobre la vida y obra del octogenario artista.” El País.
https://elpais.com/cultura/2019/04/10/actualidad/1554867666_998215.html

Vargas Llosa, Mario (2005). “Botero: La suntuosa abundancia.” Donación Botero: Museo de Antioquia. (2005). Fondo Editorial Museo de Antioquia.

https://www.christies.com/en/lot/lot-4989322

https://www.banrepcultural.org/bogota/museo-botero/bienvenidos

https://www.biografiasyvidas.com/reportaje/fernando_botero/fotos1.htm